¿Qué es el

¿Qué es el "sangrado libre"?

El free bleeding o “sangrado libre” consiste en no usar ningún tipo de producto que recoja el sangrado menstrual. Pero esta técnica puede ser mucho más que no usar compresas, tampones o copa menstrual, puedes vivir el free bleeding como una revolución de tu conciencia  y cuerpo como mujer menstruante.

Aunque parezca que el free bleeding es una moda actual, este movimiento surgió en los años 70 como respuesta al síndrome de shock tóxico, un trastorno que algunas mujeres sufren como consecuencia de los químicos que los productos de “higiene íntima” convencionales llevan. El movimiento  se centró y se sigue centrando en el derecho de las mujeres a menstruar abiertamente y sin vergüenza.

El cuerpo, y concretamente un cuerpo menstruante, no es como un grifo abierto. No sangramos todo el rato. Y sí, existe una manera de controlar ese devenir grama simplemente ejercitando los músculos vaginales.

Se puede -y si vas a hacer sangrado libre, se debe- ir practicando poco a poco con ejercicios Kegel para fortalecer el suelo pélvico. También puedes usar las bolas chinas, será más sencillo si lo haces entre reglas.

Como ya sabes, el útero sufre contracciones para expulsar la sangre y si estás atenta puedes aprender a identificarlas, apretando los músculos de la vagina, de una forma similar a como se hace con los ejercicios de Kegel, para retener la sangre hasta que puedas expulsarla en un baño.

Hay diferentes formas de llevar a cabo el sangrado libre, una de ellas es aprender a controlar los movimientos pélvicos y ser mucho más consciente del útero, para así identificar cuando viene una descarga de flujo e ir al baño a soltarla, algo similar a cuando sientes ganas de hacer pipí.

También existen mujeres que  tan solo lo practican en casa, recordemos que no solo se puede hacer con unas braguitas normales, sino que está la opción de las bragas menstruales que absorben el flujo.

Por otro lado, hay quienes simplemente prefieren dejar que su cuerpo haga lo suyo, sin importar que aparezcan algunas manchas en su ropa, sobre todo cuando el flujo no es muy abundante (o sí).

Recordemos a Kiran Gandhi que en 2015 se volvió viral tras compartir su experiencia corriendo una maratón durante su menstruación sin usar nada para absorber la sangre en un acto simbólico con el objetivo de cuestionar y atacar el tabú en el que se ha convertido la menstruación.

 

 

“Hubiera sido demasiado incómodo preocuparse por un tampón durante 26.2 millas”, explicó Kiran sobre su decisión. “Corrí con sangre goteando por mis piernas por las hermanas que no tienen acceso a tampones y las hermanas que, a pesar de los cólicos y el dolor, lo esconden y fingen como si no existiera”.

 

Igualmente en 2015 la reivindicativa foto de Rupi Kaur se viralizó dando la vuelta al mundo, incluso fue censurada. En ella se la veía acostada sobre su cama con el pantalón manchado.

 

Kaur explica que tomó la foto para un proyecto de la universidad. “Me dijeron que era intocable y sucia mientras menstruaba. Nunca imaginé que la imagen tendría la atención que tuvo, nunca pensé que Instagram, o el mundo en general, reaccionaría así".

En mi caso comencé a practicar el “sangrado libre” sin realmente ser consciente de ello. Simplemente estando en casa no me apetecía tener que usar cualquier producto que recogiera mi sangre, no me importaba manchar las braguitas tan solo tendría que lavarlas. Pero con el tiempo fui descubriendo que si quería podía evitar esas manchas ejercitando mi suelo pélvico.

¿Y tú? ¿Lo has probado? Deja tu comentario y comparte con todas nosotras tu experiencia.

 

Nos leemos pronto Sabuluers.

Un cálido abrazo,

Analí.

enMenstruación Sostenible / 23 de enero, 2020
Matarrania, la primera y única marca española de cosmética íntegramente ecológica.

Matarrania, la primera y única marca española de cosmética íntegramente ecológica.

La pregunta se hace necesaria ¿por qué la cosmética de Matarrania es única? Aquí van todas las respuestas (y alguna más).

 

  • 0% Agua = 100% principios activos
  • 100% Ingredientes certificados ecológicos por la prestigiosa y exigente Soil Association Organic
  • 100% Aceites vegetales vírgenes de presión en frío
  • 100% Plantas mediterráneas de recolección silvestre
  • 90% Ingredientes km0, de producción local (producidos a menos de 100km de distancia)
  • 100% Cartón reciclado y 30% vidrio reciclado
  • 100% Elaboración artesanal certificada
  • 0,7% Beneficios destinados a proyectos sociales y ambientales
  • 100% Apoyo al empleo femenino que facilite la conciliación de la vida personal con la laboral
  • 100% Apoyo a las actividades económicas locales tradicionalmente arraigadas a la tierra
  • SIN conservantes, aceites minerales, parabenes o perfumes sintéticos
  • NO testada en animales
  • VEGANA
  • SIN PLÁSTICO

 

Matarrania es la única marca cosmética española que puede considerarse íntegramente ecológica.  La gran mayoría de los cosméticos tienen agua. Entre los ingredientes de elaboración casi siempre está en primer lugar, es decir, se utiliza en mayor proporción alcanzando hasta un 80%.  Cumple una buena función como excipiente ayudando a que nuestra piel absorba los principios activos, que son en realidad, los beneficios que promete cada producto.

La tendencia de la cosmética natural es que el  agua sea de origen vegetal; hidrolatos y/o aguas florales. Un paso más allá es no usar agua. Y aquí la cosmética 100% bio de Matarrania es pionera y única en España.

Sus texturas son muy untuosas, nutritivas y muy ricas con la gran ventaja de que con muy poco producto es suficiente para devolver salud y belleza a la piel. La alta concentración de aceite de oliva virgen extra ecológico de las formulaciones hace que sus bálsamos sean de absorción más lenta, lo que nos invita a tomar conciencia y dedicarnos un poquito de tiempo, algo que nunca está de más, mientras nos damos un suave masaje. Sus aromas gracias a las plantas mediterráneas que la componen hacen el resto. Un regalo de la naturaleza.

Hay que desmontar creencias erróneas respecto a la grasa del rostro y una de ellas es que al tener la piel mixta o grasa se teme engrasarla más usando hidratantes a base de aceite de oliva, y no es de extrañar teniendo en cuenta el discurso de las marcas de cosmética “convencional” respecto a la grasa.

En productos destinados a ese tipo de pieles, es frecuente encontrarse con la mención “libre de aceites”, como si retirar el aceite de las cremas fuera la panacea.

Y es que durante muchos años los aceites han sido “demonizados” acusados de causar obstrucción de poros o provocar brillos.  Estamos hablando de la época en la que proliferaron los aceites minerales, provenientes de petróleo más o menos refinado. Esos aceites sí que son oclusivos, es decir, taponan el poro, impermeabilizando la piel e impidiendo la eliminación del sebo que se produce de forma natural. Todavía son los que utilizan los fabricantes de cosmética química, fundamentalmente en razón de su bajísimo coste. Por eso los retiran de los productos destinados a pieles grasas.

Pero yendo un paso más allá, hay que decir que la piel necesita grasa. Necesita su propia grasa, y cuando siente que le falta, como por ejemplo cuando aplicamos cosméticos astringentes podríamos decir que las glándulas sebáceas pasan “sed”. Como están programadas para regular la cantidad de grasa en la piel, interpretan que deben producir más grasa, y empieza el círculo vicioso que nos lleva a consumir más cosméticos “para pieles grasas” a la vez que estamos instando a nuestra piel a que produzca más y más grasa.

Con los aceites vegetales no pasa esto, especialmente con los más afines a la piel, como los presentes en las hidratantes de Matarrania. A diferencia de los aceites minerales, no taponan el poro, y por lo tanto ni obstruyen el proceso de limpieza natural de la piel, ni impiden que el aceite penetre. Así, nutrida como es debido, la piel “se relaja” y las glándulas sebáceas dejan de producir grasa superflua.

Y la guinda del pastel, en el proceso de elaboración, Matarrania se sigue las pautas ancestrales de obtención y conservación de principios activos de las plantas, se maceran en aceite de oliva. Recogen las plantas silvestres mediterráneas (no cultivan ninguna) en su mejor momento. Después, como antaño, las maceran con el aceite de oliva durante 7, 21 o 40 días, en envases protegidos de la luz solar, según las antiguas fórmulas populares. Así, calmadas, en lenta infusión, las plantas traspasan sus beneficiosas propiedades al aceite de oliva.

 

Nos leemos pronto, Sabuluers.

Un cálido abrazo,

Analí.

enCosmética Bio / 10 de enero, 2020

NOSOTROS

CONTÁCTANOS

Av.  Constitución 28, Segovia

 

Teléfono: +34 675 28 75 75

 

Email: hola@sabulu.com